¿Cómo pueden los bancos alcanzar sus objetivos de transformación digital?

Desde la crisis financiera mundial de 2008, la rentabilidad y la reputación de los bancos han estado bajo presión. Mientras que el sector bancario está recuperando su salud, la nueva amenaza de los fintechs y los neo-bancos está ejerciendo más presión sobre la rentabilidad de los bancos.

Los bancos son entidades grandes y complejas con procesos de negocio construidos alrededor de la tecnología que pueden tener décadas de antigüedad y que tienen poco enfoque en el cliente. El objetivo de la transformación digital es digitalizar estos procesos desde el frente hasta el fondo de la organización, aprovechando las grandes cantidades de datos para crear un resultado orientado al cliente.

Los bancos que no consiguen hacer frente a este reto corren el riesgo de reducir la satisfacción de los clientes y los ingresos a medida que los competidores y los nuevos participantes erosionan su negocio.

Dado que muchas instituciones financieras hacen hincapié en la transformación digital en los próximos años, ¿cuáles son las tecnologías y áreas de interés que probablemente resulten más significativas?

Ambiciones de transformación digital

A medida que la industria sigue evolucionando y diversificándose, lograr la transformación digital será un gran reto para los proveedores de servicios financieros, y es algo a lo que muchos aspiran.

Según el EY Global Banking Outlook 2018, más de seis de cada diez bancos (62 por ciento) esperan madurar digitalmente o ser líderes digitales para 2020. Menos de un quinto (19 por ciento) de los altos ejecutivos de las 221 instituciones encuestadas dijeron que su organización ya había llegado a este punto.

Capgemini tiene la transformación digital como su principal tendencia para los bancos minoristas en 2018, con la competencia, las expectativas de los clientes y la eficiencia de costes como factores clave.

Tecnologías y consideraciones clave

Los bancos deben prepararse para lo que podría ser un futuro emocionante pero desafiante, contando con planes claros en cuanto a su adopción y despliegue de nuevas tecnologías.

En lo que respecta a la transformación digital, es fundamental invertir en la digitalización de extremo a extremo tanto de los sistemas de TI como de los procesos empresariales. La verdadera transformación digital es mucho más que una aplicación móvil y un chatbot. La adopción de un enfoque holístico e integrado para la modernización de la empresa colocará a su organización en una posición más sólida para ofrecer una experiencia centrada en el cliente.

Aprovechar las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial, también podría resultar especialmente importante en los próximos años. Los procesos basados en la IA, como el aprendizaje automático y el reconocimiento de patrones, están demostrando ser cada vez más importantes para la prevención del fraude y el fortalecimiento de la ciberseguridad, que los bancos globales identificaron como su prioridad número uno para 2018 en la encuesta EY. AI también ayuda a las instituciones financieras a proporcionar asesoramiento proactivo y notificación a los clientes, así como a mejorar la participación de los clientes con herramientas como los chatbots.

El uso apropiado de los datos es una consideración importante para los bancos de hoy en día, específicamente la forma en que se recopilan, almacenan y aplican. Este concepto podría adquirir una nueva dimensión en 2018, debido a las implicaciones de la DSP2 -que exige un mayor intercambio de datos entre bancos y terceros proveedores de servicios- y del próximo Reglamento General de Protección de Datos de la UE.

Con tanto que tener en cuenta -desde la evolución de las tecnologías hasta el cambio de las expectativas de los clientes y las nuevas exigencias regulatorias- nunca ha sido tan importante para los bancos presentar las estrategias adecuadas para la transformación digital y la innovación.

Al igual que con cualquier tecnología, es fundamental contar con una estrategia clara que apoye la transformación digital para garantizar que se logren los objetivos generales de transformación y que los sistemas y procesos antiguos no se repliquen simplemente en las nuevas tecnologías. Aquellos que aciertan en sus planes y hacen el uso más eficiente de los recursos son los que más probabilidades tienen de alcanzar el liderazgo digital y preparar su negocio para el futuro.