Cumplimiento de los requisitos bancarios mínimos: lo que los bancos deben tener en cuenta

Durante mucho tiempo, la industria y los clientes se han preocupado por poder prestar servicios bancarios de manera eficaz en lugares inaccesibles o remotos. Pero en una era en la que la rama tradicional se encuentra bajo una intensa presión para operar de forma eficiente y rentable en un entorno más digital, esto es más importante que nunca.

La alternativa para los bancos que no son capaces de lograr esto con éxito es cerrar las sucursales no rentables, pero esto nunca es una decisión popular, y es una que siempre viene con el riesgo de la publicidad negativa y la reducción de la experiencia del cliente. Por lo tanto, ¿qué pueden hacer los bancos para garantizar que puedan seguir prestando servicios a las comunidades rurales y de difícil acceso en todo momento?

Aprovechar la tecnología

Afortunadamente, la tecnología bancaria actual significa que incluso si los proveedores de servicios financieros determinan que no será rentable abrir o mantener una sucursal completa en un lugar en particular, esto no significa que los servicios esenciales tengan que desaparecer o que se alejen más de los consumidores que los necesitan.

Por ejemplo, muchos bancos de todo el mundo utilizan ahora alternativas de “microfiliales” que pueden proporcionar todos estos servicios en un espacio mucho menor gracias a los dispositivos avanzados de autoservicio.

Si bien éstos pueden garantizar que los servicios básicos esenciales, como los depósitos y retiros, se puedan llevar a cabo fácilmente, ofrecen mucho más que esto. Por ejemplo, para muchas personas, su definición de un nivel mínimo de servicio incluirá la posibilidad de hablar cara a cara con un asesor bien informado, y esto es algo que se puede lograr con las últimas soluciones de autoservicio a través de la tecnología de videollamadas.

Esta funcionalidad puede ser particularmente importante en lugares rurales e inaccesibles, donde de otro modo podría requerir un largo viaje para discutir asuntos bancarios más complejos y delicados con un experto. En un momento en el que muchos bancos están centrando sus esfuerzos en las interacciones digitales, no debe pasarse por alto la posibilidad de mantener un rostro amistoso, incluso en aquellos casos en los que una sucursal completa no sería práctica, como parte de la prestación del nivel mínimo de servicio que los clientes esperan.